A diario nos cepillamos los dientes, pero siempre nos hacemos la pregunta de si lo estaremos haciendo bien o mal. Por esta razón, en el artículo de hoy, os voy a dar unas pautas para que a la hora de la limpieza bucal sepáis hacerlo de forma correcta.

Eso si, antes de cepillarnos tenemos que estar seguro de que el material que tenemos para ello es el adecuado.

¿Qué cepillo de dientes elegimos?

Tenemos que elegir uno con cerdas de nailon suaves, ya que las que son mas duras pueden llegar a irritar las encías e incluso desgastar el esmalte de los dientes. Otra cosa que tenemos que tener clara, es que el cepillo se nos tiene que adaptar bien a las manos y que el cabezal sea lo bastante pequeño para que llegue bien a todos los rincones.

Si te consideras una persona bastante perezosa a la hora de cepillarse los dientes, te recomiendo el uso de un cepillo eléctrico.

¿Cuando cambio de cepillo?

Para cambiar el cepillo tenemos que fijarnos en el aspecto de este y no en las veces que lo hayamos utilizado, pero lo recomendable es cambiarlo cada 3 o 4 meses o cuando notemos que las cerdas hayan perdido la forma y comiencen a separarse, ya que cuando comience a pasar eso, el cepillo pierde eficacia.

¿Que pasta de dientes utilizo?

En el mercado hay infinitas opciones de pasta de dientes, pero yo siempre elijo la pasta con flúor, ya que este fortalece el esmalte y ayuda a eliminar la placa dental.

Intenta utilizar una pasta que se adapte a ti, porque como ya he dicho hay mucha variedad, y siempre nos salen dudas de cual es la que mas nos conviene. Si no sabemos cual elegir, lo conveniente es que acudamos a la farmacia mas cercana que tengamos o ir a nuestro dentista.

¿Es bueno utilizar hilo dental?

Claro que si, sobre todo porque va a llegar a zonas que con el cepillo no llegamos, va a eliminar los restos de comida, las bacterias y la placa que quedan atrapados entre los dientes. Acuérdate que tienes que pasarlo de manera cuidadosa y antes del cepillado.

A parte de utilizar el hilo dental, también recomiendo el uso de unos cepillos pequeños, llamados interproximales, para alcanzar los espacios interdentales.

Técnicas de cepillado

Otros consejos a tener en cuenta:

  • Después de usar el cepillo, acuérdate de limpiarlo para que no se convierta en un foco de bacterias. Guárdalo en posición vertical y descubierto para que se pueda secar antes de volver a utilizarlo.
  • El cepillado tiene que durar al menos 3 minutos, pasando por cada zona y es importante ir de la encía hacia el diente y no al revés.
  • Hay que cepillar también la lengua de dentro hacia fuera, para evitar el mal aliento y las bacterias acumuladas.
  • Si no pudiéramos lavarnos los dientes en ese momento, por cualquier razón, podemos masticar un chicle sin azúcar, pero poco tiempo para ayudar a que no se produzca el ataque de los ácidos.
Comparte este artículo en tu red social favoritaShare on Facebook
Facebook
0Pin on Pinterest
Pinterest
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin