Os voy a hablar del chupete, una palabra que durante los primeros años de vida de un niño, lo oiréis muchas veces. Esto conlleva a que muchos padres se planteen si es bueno o no darles a su hijo/a el chupete.

Como todo, tiene sus ventajas e inconvenientes, en los primeros años nos puede ser un gran aliado, pero siempre con un uso moderado y teniendo en cuenta que una vez llegue a los 3 años deberíamos y es conveniente cesar su uso. Luego os daré consejos de como podéis hacer para que vuestro hijo no necesite el chupete.

A continuación, os voy a hablar de los beneficios y desventajas del chupete, para que vosotros decidáis si dárselo o no:

BENEFICIOS

  • Satisface deseo de succión.
  • Le aporta autocontrol y seguridad.
  • Le relaja.
  • Ayuda a conciliar el sueño.
  • Menor riesgo de SMSL (síndrome de la muerte súbita del lactante)

RIESGOS

  • Posibles problemas en el habla.
  • Si hay uso prolongado puede que haya daño en los músculos dentales y en el desarrollo dental.
  • Genera dependencia
  • Posibles problemas de socialización.

Como ya os he comentado anteriormente, a partir de los 3 años debemos empezar a quitarle el chupete al niño. Aquí es donde comienza la temida pregunta de los padres: «¿como podemos quitarle el chupete?».

No es una pregunta nada fácil de contestar, pero si que es verdad que existen algunos truquillos para que se haga todo mas ameno.

Lo primero que hay que intentar es reducir las horas del uso del chupete, por ejemplo, dárselo solo a la hora de la siesta o a la hora de dormir.

Si vemos que es no sirve, podemos hacer que piense que cuando hemos salido al parque se nos ha «olvidado» en el banco y una persona lo ha cogido (eso si, llevarlo escondido por si al final no podéis controlar la situación). Otra solución y que muchos padres utilizan, es dejar el chupete en el árbol o debajo de la almohada y decirle a su hijo, que los Reyes Magos o el Ratoncito Pérez se lo ha llevado.

Acordaros que todo esto depende del niño y de la dependencia que tenga con el chupete, pero da igual la técnica que utilicemos, tenemos que ser firme con nuestra decisión y tener mucha paciencia.

En otro post os hablare de las diferentes formas y tallas que tienen cada uno, de como hay que limpiarlo y cual es el mejor para cada edad.

Comparte este artículo en tu red social favoritaShare on Facebook
Facebook
0Pin on Pinterest
Pinterest
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin